Un hecho histórico para recordar

Compartí esta publicación

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

El 29 de octubre, conmemoramos un hito histórico que marcó un antes y un después en la presencia argentina en la Antártida. En 1969, la gesta de la «Patrulla Soberanía» abrió las puertas de los cielos polares y dejó su impronta en el Continente Antártico, inaugurando la Base Aérea Vicecomodoro Marambio.

La epopeya protagonizada por compatriotas que desafiaron condiciones extremas y aislamiento geográfico, utilizando picos, palas y un coraje indomable, logró abrir un surco en el Desierto Blanco para permitir operaciones aéreas con aviones de gran porte y tren de aterrizaje convencional, es decir, con ruedas.

La hazaña de la Patrulla «Soberanía» no solo rompió el aislamiento con el continente antártico, sino que también abrió rutas aéreas en sentido transpolar, estableciendo una conexión permanente y estratégica. La Antártida, lejos de ser solo un vasto manto blanco, se convirtió en un pedazo más de nuestra patria, habitada por argentinos que continúan la obra con esfuerzo y sacrificio.

La fundación de la Base Aérea Vicecomodoro Marambio y la inauguración de la primera pista de aterrizaje de tierra en el continente antártico, el 29 de octubre de 1969, marcan un hecho histórico de gran relevancia. Ante la imposibilidad de llegar en verano por vía marítima, la apertura de esta pista permitió superar el antiguo aislamiento, posibilitando traslados rápidos, apoyo logístico, emergencias y evacuaciones.

Resulta asombroso pensar en una pista de tierra en medio de un territorio conocido por sus hielos eternos. Sin embargo, la isla Vicecomodoro Marambio, emergida del mar en épocas remotas, presenta características únicas con una meseta barrida por fuertes vientos antárticos, evitando la acumulación de nieve.

La gesta antártica no inició en 1969; sus antecedentes se remontan a la década del 50 con vuelos exploratorios y, posteriormente, acciones pioneras de la Fuerza Aérea. El Vicecomodoro Gustavo Argentino Marambio, cuyo nombre lleva la isla, fue precursor en sobrevolar la bahía Margarita en 1951.

Las operaciones preliminares en el invierno de 1969 llevaron a la llegada de la «Patrulla Soberanía». Equipados con modestos medios y enfrentando la soledad y las inclemencias del clima, estos héroes construyeron la pista que cambiaría la historia antártica.

La fecha del 29 de octubre de 1969 no solo marca la inauguración de la Base Aérea Vicecomodoro Marambio sino el primer aterrizaje con ruedas en el continente antártico. El avión DHC-2 «Beaver» P-03, bajo el mando del Teniente Oscar José Pose Ortiz de Rozas, se posó sobre la pista de tierra, simbolizando el fin del aislamiento y el inicio de una nueva era.

La llegada de suministros desde el avión Hércules C-130 y el primer vuelo regular de una aeronave con ruedas, el Fokker F-27 TC-77, transportando altas autoridades, consolidaron la importancia estratégica de la Base Marambio.

Hoy, a más de cinco décadas de aquel acontecimiento, la Base Marambio es un símbolo de la presencia argentina en la Antártida. Su evolución ha facilitado operaciones logísticas, científicas y el establecimiento de rutas aéreas transpolares.

La gesta de la «Patrulla Soberanía» y la apertura de la Base Aérea Vicecomodoro Marambio no solo son hechos históricos, sino también ejemplos de voluntad, esfuerzo y perseverancia. La presencia argentina en la Antártida, ahora más activa que nunca, es motivo de orgullo y representa un compromiso con la soberanía en el Sexto Continente.

Fuente: https://www.marambio.aq/unhechohistorico.html

Compartí esta publicación

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Scroll al inicio