Marcha de San Lorenzo

Compartí esta publicación

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

MARCHA DE SAN LORENZO (video)

La Marcha de San Lorenzo, impregnada de una rica historia y diversos usos, se ha convertido en un símbolo fundamental dentro de la cultura y la memoria colectiva argentina. Esta nota explora en detalle su origen, estreno, adopción como marcha oficial, y sus variadas aplicaciones tanto en Argentina como en el ámbito internacional.

Origen y Estreno:

Compuesta en 1902 por el músico Cayetano Alberto Silva y el poeta Carlos Javier Benielli, la marcha encuentra su inspiración en la Batalla de San Lorenzo de 1813, donde el General José de San Martín y sus Granaderos a Caballo obtuvieron una victoria crucial contra las fuerzas realistas españolas. El estreno oficial tuvo lugar el 28 de octubre de 1902 en el Convento de San Carlos, escenario de la batalla, siendo interpretada por primera vez por la Banda del Regimiento 1 de Infantería.

Adopción como Marcha Oficial:

En 1907, el Ejército Argentino la designó como su himno oficial, consolidándola como un símbolo patrio de gran relevancia. Desde entonces, la marcha ha ocupado un lugar destacado en eventos oficiales, desfiles militares y ceremonias conmemorativas en todo el territorio argentino.

Usos en Argentina y en el Mundo:

La marcha se ha integrado profundamente en la identidad cultural argentina, siendo utilizada en desfiles militares, actos conmemorativos, eventos deportivos y celebraciones patrias. Su impacto trasciende las fronteras nacionales, resonando en eventos internacionales como la coronación del rey Felipe VI en España o el cambio de guardia en el Palacio de Buckingham en el Reino Unido.

Legado y Curiosidades:

La Marcha de San Lorenzo ha arraigado con fuerza en la cultura argentina, representando valores como el patriotismo, el valor y el sacrificio. Entre las curiosidades, destaca que fue la primera marcha militar argentina en ser grabada en disco y que su letra fue modificada en 1947 por Enrique Banchs.

Uso por los Aliados e Hitler:

Durante la Segunda Guerra Mundial, la Marcha de San Lorenzo adquirió relevancia internacional, utilizada por los Aliados como símbolo de resistencia contra el nazismo. Aunque se ha sugerido que Hitler también la utilizó, no existen pruebas históricas que respalden esta afirmación. La posible confusión podría derivar de similitudes melódicas con otras piezas musicales alemanas.

En Conclusión:

La Marcha de San Lorenzo trasciende su naturaleza musical para convertirse en un testimonio histórico, cultural y patriótico que ha cruzado fronteras, inspirando a generaciones y desempeñando un papel fundamental en momentos cruciales de la historia argentina y mundial. El 30 de octubre de 1902 marcó su primera ejecución en público con motivo de la inauguración del monumento al General San Martín.

Cabe mencionar que el maestro Silva inicialmente pensó en titularla «San Martín» como homenaje al Gran Capitán, pero luego optó por «San Lorenzo», rindiendo así homenaje al Libertador y recordando la cuna del soldado al que dedicó la marcha, el general Pablo Ricchieri, nacido en la localidad homónima.

En un hecho anecdótico, la viuda del maestro Silva relata que, a pesar de los reveses sufridos, accedió a vender los derechos de la composición a una importante casa editora de Buenos Aires por cincuenta pesos, comprometiéndose a difundirla por todo el país y en el extranjero.

La marcha ha dejado su huella en eventos destacados, desde desfiles en honor al príncipe de Gales en 1925 hasta el desfile del ejército alemán en París en 1940. Su presencia en el repertorio de bandas de todo el mundo y su adaptación para coro y guitarra destacan su relevancia continua. A pesar de las circunstancias difíciles, el maestro Cayetano Alberto Silva, afrodescendiente y nacionalizado argentino, dejó un legado perdurable que trasciende el tiempo y las fronteras.

Compartí esta publicación

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Scroll al inicio