Cómo me ois?

Compartí esta publicación

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

Han cambiado los modos de escuchar música,de eso no cabe duda,de épocas pasadas donde los medios sonoros abrumaban con la potencia de decibeles en sendos equipos de música,con poderosos bafles a modo de exteriorización  musica escuchada.

Era común ir recorriendo cualquier barrio a la vez de ir escuchando a vivo volumen los gustos musicales del ocasional «disc jockey»(hoy «deejays») mezclado con ruidos de sirenas( policiales o ambulancias) o ladridos de perros.

Hoy en cambio la música pasa más por computadoras personales,la gente ya no utiliza de modo directo la opción de programación musical,sino por intermedio de las plataformas virtuales.

Quizás el hecho de no contar ya con ediciones masivas de CD’S,mucho menos discos en vinilo,han variado notablemente el mercado musical,que se ha adaptado a este modo de trabajo.

Es cierto que anteriormente se debía contar con un capital importante para acceder en forma física a la discografia de cada artista,eso implicaba que no era para personas de escasos recursos.

Las plataformas nos han dado acceso a un sin fin de música con solo poder tener acceso a la virtualidad,eso desde el punto de vista social,es un gran paso ya que todas las clases sociales tendrán acceso a la globalidad de lo descargado.

Cabe mencionar que si bien antes debíamos pagar para comprar el último disco de Serú Giran,por poner un ejemplo,podíamos escucharlo de un tirón sin soportar molestos cortos e interrupciones publicitarias de las plataformas virtuales.

Incluso,hago mención en lo desleal del accionar de las plataformas al vender publicidad,lo cual me parece perfecto,pero creo que lo desleal ocurre cuando la misma plataforma le cobra al mismo público que podría ver la publicidad un plus»premium» para no ver la publicidad en cuestión,consiguiendo ganancias en los dos casos.

Las bandas under,las que no tienen tanta capacidad de convocatoria en redes o presenciales quizás no logran adaptarse del todo a estos nuevos tiempos virtuales,ya que las plataformas solo cuando hay muchas visualizaciones o audiciones del material grabado subido, recién ahí pagan algún tipo de beneficio económico a las bandas.

Anteriormente una banda under, editaba su material de modo indie,fabricando y con la posibilidad de vender su material en las fechas de la banda,de un modo muy artesanal e indie,bandas grandes empezaron así,logrando luego un suceso al surgir más tarde en convocatoria.

Carreras,trabajos e incluso industrias han variado y han quedado obsoletos con las nuevas modas,quien hacía las tapas de los discos o el arte de láminas,las disqueras o las imprentas que impriman las láminas,sobres internos o las tapas de discos de vinilo,dónde abundaba la información.

«Disco es cultura» decían en los discos… será casualidad que al no haber discos haya menguado la cultura?

Compartí esta publicación

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Scroll al inicio