A las piñas,pero con rouge…

Compartí esta publicación

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

En los próximos días se festejará el «Día de la boxeadora argentina», y varios años han pasado desde aquel 25 de Marzo de 2001,dónde en un emotivo y basal acto en la Federación Argentina de Box,el mítico lugar porteño de la calle Castro Barros,en el barrio de Almagro,lugar donde se mudará la pasión por el deporte de los puños desde el cierre a esa disciplina del «Palacio de los deportes» el emblemático «Luna Park» de Tito Lectoure.

Ese día se entregó la primera licencia profesional a una boxeadora argentina,a Marcela»La Tigresa»Acuña,iniciando la legalidad de práctica de boxeo femenino y dando inicio al «Día de la boxeadora»

Desde ese día han habido excelentes exponentes del deporte de los puños femeninos,Leonel la Yudica campeona FIB en peso mosca o Cecilia Román en la categoría gallo,ambas boxeadoras nacidas en la provincia de San Juan.

Yesica Bopp, quién iniciará su carrera entrenando boxeo en un gimnasio de Avellaneda,aún cuando no era común que este deporte fuera encarado por una mujer, así fué el rechazo de la familia de Bopp,cuando ella  comunicó a su familia su loca idea de ser boxeadora profesional.

Nunca las «bolsas»( dinero que se gana por pelea) es comparable a las grandes bolsas que manejan los boxeadores masculinos,si bien se ha profesionalizado la actividad,aún sigue siendo algo de menor valoración en los planes de los promotores boxisticas al armar sus carteleras.

No sería hasta la llegada de Alejandra Marina Oliveras,»La locomotora Oliveras» nacida en Jujuy y dueña de varios logros deportivos,incluso si la comparamos con boxeadores extranjeros afamados,ella bien podría eclipsar a muchos.

La Locomotora Oliveras ha logrado ser campeona en cuatro categorías distintas,logrando un récord Guinnes,acreditado y si bien no es un reconocimiento económico,ya que cuando lo ganó,ella tuvo que pedir que le enviaran el diploma a su casa,ya que no contaba con el dinero para los pasajes aéreos…

La humildad de una gran campeona,motivadora y hoy en día asentada en la provincia de Santa Fé,dónde ha abierto un «Gimnasio Social» totalmente gratuito para niños,niñas y jóvenes de Alfonso,San Lorenzo,Santa Rosa de Lima y Centenario.

Alguna vez he practicado este deporte,en el «Tito Lectoure boxing club» el gym que estaba en el Luna Park,solo unos pocos meses me dieron la pauta que no era el deporte para mi,mantengo esa llama que tiene toda boxeadora,la mantengo como una ley de vida…»No importa cuánto te golpeen,ni cuántas veces te tiren,siempre…siempre hay que levantarse».

 

 

Compartí esta publicación

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Scroll al inicio