ALGO HICIERON MAL. Por Walter Hugo.

0
1238

Las fotos que ilustran este artículo son: Lucas Albertengo (destacada); Francisco Fidriszewski y Lisandro Cabrera. El título no hace alusión a ellos. Se refiere al trabajo de inferiores, a los entrenadores y a los directivos.

A los 3 de las fotos los vimos en cancha. Además padecimos también a Salinas y antes a Amoroso y a otros “cuyo nombre no quiero acordarme” como expresan las primeras líneas del Quijote. Una cosa queda clara: Albertengo no es mejor que ellos. Salinas tampoco.

Por eso digo que “algo hicieron mal”. Desde el club. No se puede tener una estructura costosa, enorme, como las inferiores que posee Newell’s y no poder sacar a un delantero que te ofrezca mejores cosas que los que terminan trayendo.

Si al “Polaco” o a Lisandro los hubieran “aguantado” como lo hicieron con los otros, con estos otros jugadores de medio pelo, seguro hubieran rendido -sino mejor, al menos parecido- a esos nombres que han ido amontonando para sufrimiento de una masa de hinchas que sigue soportando que le tiren cualquier cosa a la cancha.

Tengo la extraña sensación -casi una certeza- que si Albertengo fuera producto de las inferiores rojinegras, lo hubieran hecho viajar por unos cuantos clubes del fútbol argentino, prestándolo como hacen con los valores jóvenes que salen de la cantera. Pero no les dan tiempo. El que viene de Bella Vista, del predio Jorge Griffa, si hay algo que no tiene es tiempo. Tolerancia. Espera. Tanto apuro tienen que no esperan a Opazo, a Cabrera o a Fidriszewski. Están verdes. Les falta. Y te traen un Albertengo. ¿En serio?

Háblenle al socio, díganle la verdad, muéstrenle los hechos concretos. No hay plata para traer a uno bueno de verdad. El dinero que podemos manejar nos alcanza como para un Albertengo, un Amoroso, un Alzugaray, un Salinas. Así que vamos a bancar a los nuestros. ¿En qué cabeza cabe la idea de prestar sin cargo a un delantero tuyo y pagar por estos paquetes?

La están haciendo muy mal. Tan mal que uno desconfía. O son muy bestias como dirigentes o están prendidos en algo. Cualquiera de las dos opciones son malas. Es hora que mejoren la actuación, para que los socios no los demanden por mala praxis. Una mala praxis que ya lleva años, además.-